Oración íntima al Espíritu Santo

Espíritu Santo, te consagro mi cuerpo con sus sentidos
y te suplico que me hagas emplearlos siempre en el bien.
Espíritu Santo, te consagro mis ojos para que miren
sólo a Jesús y a María en todas las cosas.
Espíritu Santo, te consagro mis oídos para que solamente
estén atentos a tus inspiraciones.

Espíritu Santo, te consagro mi interior para que sea
un templo vivo de pureza en el que descanse el corazón de Jesús.
Espíritu Santo, te consagro mi memoria para que
únicamente recuerde las palabras y las actitudes que nos enseñó Jesús.

Espíritu Santo, te consagro mi entendimiento para
que reconozca siempre los inmensos beneficios que me das.
Espíritu Santo, te consagro generosamente mi voluntad,
que de hoy en adelante quiero que sea siempre tuya.
Quiero morir a mi egoísmo y te pido que me consuma
el fuego de tu caridad.

Espíritu Santo, te consagro mis sufrimientos para
que, olvidado de mí, sepa entregarme a mis hermanos más necesitados.
Espíritu Santo, te consagro mi corazón con todos
sus afectos para que, enamorado únicamente de tu amor,
halle siempre en ti la paz, la fuerza, la luz y tus dones y
frutos y así te ame más cada día y haga que tú seas amado
por mis hermanos y hermanas.

Beata Concepción Cabrera de Armida

Publicado en: Oraciones con espíritu, VVAA, Ed. Fundación Maior, 2020 pp. 51-52.

Compartir: